10 octubre, 2017

ICSI

Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI)

La Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI) es una técnica que se basa en inyectar un óvulo con un  único espermatozoide previamente seleccionado. La ICSI se realiza por un embriólogo en el laboratorio, bajo la guía de un microscopio. Esto ayuda a permitir la fecundación en los casos en que los espermatozoides tienen una baja probabilidad de fertilizar un óvulo por su cuenta. Incluso cuando hay sólo unos pocos espermatozoides disponibles, un embriólogo puede seleccionar los mejores espermatozoides e inyectar directamente en el óvulo para que ocurra la fecundación. Las altas tasas de éxito con este procedimiento han revolucionado el tratamiento de la infertilidad masculina.

 

·         Cuando los espermatozoides no puede fecundar los óvulos por mala morfología y/o mala motilidad.

·         Pacientes que se han realizado la vasectomía donde se recuperan espermatozoides directamente del testículo.

·         Problemas de eyaculación retrógrada, electro eyaculación.

·         Las parejas cuyos intentos previos de FIV fracasaron debido a fallas parciales o totales de fecundación.

 

Etapas de la Fecundación In Vitro con ICSI

El procedimiento de ICSI puede lograr la fecundación para prácticamente todos los hombres, siempre que tengan espermatozoides en el tracto reproductivo. En los casos de infertilidad severa por factor masculino, el ICSI es la mejor opción como tratamiento.

Los pasos a seguir a través de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) son básicamente los mismos que llevamos a cabo para la FIV convencional, con la particularidad de que la fecundación del óvulo se logra a través de la introducción artificial (micro inyección) de un espermatozoide para cada óvulo recuperado.