10 octubre, 2017

Transferencia de Embriones Criopreservados

Un ciclo de fertilización in vitro (FIV) requiere la creación de varios embriones con el fin de asegurar que algunos tendrán la calidad necesaria para ser transferidos al útero materno y lograr la implantación. Se seleccionan y transfieren máximo dos embriones de calidad óptima y, si se dispone de un mayor número de embriones viables, éstos son criopreservados por vitrificación para utilizarse posteriormente en caso de que la pareja decida tener más hijos o de que el primer ciclo de FIV no tenga éxito.

Este procedimiento se conoce como transferencia de embriones criopreservados (TEC) y ha ayudado a numerosas parejas infértiles a lograr el embarazo. Sin embargo, la TEC no siempre es posible, dado que depende de factores como el número de óvulos extraídos en la punción ovárica, la cantidad y calidad de los embriones y la supervivencia de éstos al descongelarse.

 

La transferencia de embriones criopreservados consiste en:

  • La mujer debe tomar un suplemento estrogénico, hormona que ayuda a engrosar el endometrio (revestimiento del útero).
  • Una vez que el endometrio mide entre 8 y 10 milímetros y es trilaminar, la mujer debe tomar progesterona para prepararlo para recibir al embrión.
  • Cuando el endometrio está listo, los embriones se descongelan y el embriólogo selecciona los mejores para transferirlos al útero del mismo modo que en un ciclo de FIV convencional.

 

Si bien es cierto que los embriones frescos tienen una probabilidad un poco mayor de implantarse correctamente que los embriones criopreservados, al transferir éstos se evita repetir la estimulación ovárica, la punción folicular, la recolección y capacitación del semen, la fertilización in vitro y el cultivo de embriones.

Esto hace que la transferencia de embriones vitrificados sea un procedimiento mucho menos invasivo y desgastante, así como más rápido y económico. Del mismo modo, es importante considerar que el primer ciclo de FIV le permite al especialista conocer a fondo las respuestas de la paciente, lo que contribuye a que el segundo ciclo tenga una mayor probabilidad de éxito. Por todo esto, alrededor del 40-50% de ciclos de TEC resultan exitosos.